Llamaron a declarar a la “Rasputina” surcoreana en la causa contra Samsung

La fiscalía surcoreana anunció su decisión de interrogar a Choi por su vinculación en el caso abierto contra el grupo Samsung, presuntamente involucrado en una trama de corrupción

318
Choi Soon-sil, que está en el centro de un escándalo de corrupción, se encuentra en la sala del Tribunal Central de Seúl, en Seúl, (Corea del Sur). (EFE)

La denominada “Rasputina” surcoreana, Choi Soon-sil, amiga íntima de la presidenta del país, Park Geun-hye, ha sido citada a declarar el sábado como sospechosa de un delito de soborno en la causa abierta contra el gigante tecnológico Samsung.

La fiscalía surcoreana anunció su decisión de interrogar a Choi por su vinculación en el caso abierto contra el grupo Samsung, presuntamente involucrado en la trama de corrupción que ha sacudido el país.

Las autoridades creen que Samsung realizó donaciones multimillonarias a varias fundaciones y empresas controladas supuestamente por Choi a cambio de favores.

El abogado de la “Rasputina” dejó claro que Choi no acudirá a declarar, ya que está “muy ocupada” preparando su juicio principal, en el que se enfrenta a cargos de abuso de poder, extorsión y fraude, entre otros delitos.

En el caso de no presentarse, explicó el portavoz de la fiscalía, se emitiría una orden de arresto contra Choi, en prisión desde noviembre del pasado año.

La causa contra Samsung investiga el presunto pago de 22.000 millones de wones (17,5 millones de euros/18,6 millones de dólares) del gigante surcoreano por servicios de consultoría a una empresa con sede en Alemania y presidida por la “Rasputina”.

Además, Samsung donó supuestamente 20.400 millones de wones (16,2 millones de euros/17,2 millones de dólares) a otras dos fundaciones sin ánimo de lucro vinculadas a Choi entre 2015 y 2016.

La fiscalía sospecha que el líder de la telefonía móvil pagó estas cantidades a Choi para lograr que el Servicio Nacional de Pensiones, controlado por el Gobierno y accionista de una empresa del grupo, aprobara la fusión de esta y otra subsidiaria de Samsung.

Ayer, un tribunal rechazó la petición de arresto del heredero y número uno del grupo, Lee Jae-yong, en contra de lo que había solicitado la fiscalía, que lo acusa de cargos de corrupción, malversación y perjurio por variar a lo largo de la investigación su declaración.

La fiscalía tiene previsto interrogar próximamente a otros tres altos ejecutivos de Samsung, así como a la propia presidenta Park, para tratar de esclarecer sus papeles en la trama.

El escándalo de la “Rasputina” salió a la luz en octubre y desde entonces su alcance se ha extendido incesantemente hasta causar la destitución de la presidenta, y salpicar a la cúpula de Samsung y de otras de las mayores empresas del país, como Hyunday o LG.

Deja tu comentario: