El oficialismo boliviano insistirá en una presidencia más para Morales

El oficialismo boliviano insistirá en una presidencia más para Morales
septiembre 06 16:04 2016 Print This Article

El oficialismo boliviano comenzó a jugar de forma anticipada y en términos futbolísticos un «segundo tiempo», tras la derrota sufrida en el referendo de febrero, para insistir en lograr una cuarta presidencia consecutiva para Evo Morales.

El gobernante sufrió su primer revés electoral en 10 años el pasado 21 de febrero, cuando 51,3 % de los bolivianos rechazó una propuesta oficialista para reformar la Constitución y permitirle que vuelva a ser candidato en los comicios previstos para 2019.

Aquella derrota fue comparada el lunes por el máximo dirigente de la Central Obrera Departamental (COD) de Santa Cruz, el petrolero Rolando Borda, con la caída de la selección argentina de fútbol en la final de la reciente Copa América ante Chile.

Borda, que fue candidato oficialista a la gobernación cruceña en los comicios regionales de 2015, recordó que en ese partido, el astro del Barcelona Lionel Messi erró un penalti y fue criticado.

«Pero cuando Messi dice ‘me voy’, el pueblo le ha pedido que se quede. Y después del resultado del 21 de febrero, compañero Evo, el pueblo le va a pedir a usted que siga gobernando porque se tiene que cumplir la Agenda 2025», sostuvo Borda.

Esa agenda tiene metas sociales y económicas de Bolivia hasta el 2025 para celebrar el bicentenario de la independencia y los seguidores del mandatario creen que solo él la puede hacer realidad.

La «jugada» oficialista no la inició Borda, sino que fue un centro lanzado por Morales la semana pasada, cuando afirmó que está listo para dejar el cargo cuando concluya su tercer mandato en 2020.

«No estoy en campaña, por supuesto. Ustedes me han dicho ‘váyase’, me voy a ir en enero de 2020, estamos preparados para eso», dijo el gobernante en un discurso, provocando una serie de peticiones para que finalmente busque otra Presidencia.

Fue Morales quien comenzó en abril a hablar de jugar un «segundo tiempo», cuando sostuvo que quienes rechazaron en febrero la reforma para permitir su nueva candidatura sólo ganaron en el referendo y que la segunda mitad se disputará en los comicios de 2019.

«Ahí veremos quiénes somos porque este proceso va a continuar, es del pueblo, es imparable», afirmó en esa ocasión el gobernante.

Parte de la táctica oficialista consiste en denunciar que la población votó en el referendo engañada debido a una «guerra sucia» promovida por la oposición y EE.UU. para desprestigiar al Gobierno.

Convencidos de aquello, los campesinos, cocaleros, indígenas y sindicatos obreros afines a Morales han pedido repetir la votación.

En la mayoría de los eventos a los que asiste a diario el gobernante, al menos un dirigente se pronuncia a favor de que permanezca en el poder hasta 2025.

Días antes de que Morales asegurase que dejará la Presidencia en 2020, los campesinos del trópico de Cochabamba (centro), su bastión sindical y político, le proclamaron como su candidato para 2019.

Usando también el nombre del astro argentino, el ministro de Hidrocarburos y Energía, Luis Sánchez, afirmó el lunes en términos más superlativos que Morales «es mucho más que Messi y tiene que estar no solamente hasta el 2025, sino hasta el 2030».

Horas antes, en una entrevista con la agencia de noticias EFE en La Paz, el canciller David Choquehuanca sostuvo que «no depende del presidente Morales si se va o no se va. Depende del pueblo».

«¿Por ahí, el pueblo le pide que se quede? El presidente lo ha dicho, pero eso no está en manos del presidente», sostuvo.

Estas manifestaciones han levantado suspicacias en la oposición boliviana, que duda de que Morales cumpla con lo anunciado.

El expresidente Jorge Quiroga (2001-2002) recordó que en 2008, Morales anunció que renunciaba a un tercer mandato o una segunda reelección para hacer posible un acuerdo sobre la Carta Magna, pero después se presentó a los comicios del 2014 y los ganó.

Mencionó, además, que en 2014, Morales aseguró que se retiraría al concluir su nuevo mandato e incluso anunció que abriría un restaurante, pero luego el oficialismo promovió el referendo.

Aunque aún no está clara la estrategia legal oficialista y Morales asegurase que en 2018 se hablará del proceso electoral, el balón de la «reelección» no ha dejado de rodar tras el referendo.

Deja tu comentario:
  Categories:
view more articles

About Article Author

Redacción El Click
Redacción El Click

View More Articles